El embarazo: Resumen de las 40 semanas

Posted by

La gestación son 40 semanas y estas están divididas en tres trimestres, en cada uno de ellos serán varias pruebas las que se realizan a la madre para ir comprobando que el crecimiento y desarrollo del bebe es correcto y que la mujer se encuentra en perfecto estado, vamos a realizar un rápido repaso de todo lo que va a pasar durante este tiempo.

Primer trimestre: De la semana 1 a la 12

Durante las dos primeras semanas de «embarazo» tu cuerpo se prepara para una posible concepción. En la tercera y cuarta semana el óvulo es fecundado y se produce la implantación, pero no es hasta la quinta semana de embarazo cuando tu cuerpo comenzará a sufrir un aumento de los niveles hormonales, momento en el que pueden comenzar los típicos malestares del embarazo como son las náuseas.

En la séptima semana ya podrás escuchar el latido del corazón a través de una ecografía y durante las siguientes seis semanas se formará la cabeza, los agujeros de la nariz, los dedos de los pies, los genitales y las uñas. A partir de la semana 11 ya comienza a denominarse «feto» a ese pequeño que crece dentro de tu cuerpo.

Entre la semana 8 y 10 de gestación se realizará la primera ecografía en la que se medirá al feto, se confirma la edad gestacional y se verá si es un embarazo múltiple o único. En estas primeras semanas se realizan los primeros análisis de sangre y orina, en los que se ve la función tiroidea y se puede detectar posibles enfermedades infecciosas.

En la semana 12 de embarazo se realiza la ecografía en la que se mide el pliegue nucal (se mide el espesor de la capa de líquido en la nuca del bebé), que combinado con el denominado triple screening (se realiza tomando una muestra de sangre de la madre) y con valores como la edad, raza y peso de la gestante, se determina el porcentaje de probabilidad de que el bebé sufra anomalías cromosómicas. En el caso de que estos porcentajes sean elevados se propondrá a la madre la realización de alguna prueba más, como puede ser la amniocentesis.

Segundo trimestre: De la semana 13 a la 26

El inicio del segundo trimestre suele venir acompañado, normalmente, del fin de las náuseas, y son los meses en los que la madre mejor se encuentra, empieza a notarse el abultamiento de la tripa y comienzan a notarse los movimientos del bebé.

En este momento los órganos ya están bien desarrollados y comienzan a trabajar, el bebé puede hacer muecas y entrecierra los ojos, los pulmones se preparan para respirar (inhalando y exhalando liquido amniótico lo que hace que se expandan y se contraigan), comienza a escuchar y los huesos empiezan a fortalecerse. Se forman las huellas dactilares, se puede conocer el sexo del bebe, desarrolla el lanugo (es una capa de grasa delgada con la que mantiene el calor) y cuenta, aproximadamente, con un cuarto de litro de líquido anmiótico que se renueva cada tres o cuatro horas (es fundamental beber mucha agua, ya que es el principal «ingrediente» para la renovación)

En este trimestre se realizará una segunda analítica rutinaria y se realizará el Test de O´Sullivan, que es la prueba conocida como la curva de glucosa, con la que se mide la tolerancia de la madre a la glucosa y una posible diabetes gestacional. Esta prueba consiste en sacar una primera muestra de sangre, tras ella la madre consume 50 gr. de glucosa y tras una hora de espera se repite el análisis de sangre, si los parámetros salen alterados deberá de repetirse la prueba, esta vez consumiendo 100 gr. de glucosa y siendo tres extracciones las que se realizan (tras la inicial) con un intervalo de una hora entre ellas.

En el ecuador del embarazo, en la semana 20, se realiza una ecografía Doppler con la que se estudian los órganos fetales y sus extremidades para descartar cualquier tipo de malformación. Esta ecografía, que es a color, permite evaluar el flujo sanguínea de cualquier arteria y vena, lo que supone de gran importancia para observar el cordón umbilical, la circulación cerebral y cardíaca del feto y la circulación uterina, con la que se comprueba el funcionamiento de la placenta. Gracias a esta prueba se puede ver el correcto desarrollo y crecimiento fetal.

Tercer trimestre: De la semana 27 hasta el alumbramiento

El tercer trimestre es el que parece que se desarrolla de una manera más lenta… Comienza la ansiedad por la llegada del parto y se suma que la sensación de pesadez cada vez es mayor, ocasionando molestias para dormir y para realizar algunas de nuestras rutinas diarias, como atarse los zapatos o cortarse las uñas de los pies.

El bebé está totalmente desarrollado y cada vez se parece más a un recién nacido, durante estas semanas se formarán las cejas, podrá abrir y cerrar lo ojos, distingue tu voz de la de los demás, ya tiene patrones de sueño, la piel es cada vez más gruesa y desaparece el lanugo. Durante este trimestre el crecimiento es mayor en peso que en longitud y comenzarán a aparecer las contracciones conocidos como «Braxton Hicks», que son contracciones de «práctica» que preparan tu cuerpo para el momento del parto.

Después de la semana 33 tu hijo comenzará a rotar hacia abajo para entrar en el canal del parto, los huesos superiores de la cabeza no están totalmente fusionados, con esto se consigue mayor flexibilidad y ayuda a que no sufra ningún daño en el parto, tras el nacimiento, dentro de los controles ordinarios, el pediatra observará que la fontanela se está cerrando correctamente. En la semana 38 se considera que el embarazo está a término, aunque la fecha probable de parto no es hasta la semana 40 de embarazo, esto se produce por las dos semanas previas a la ovulación y fecundación (tienes toda la información sobre este asunto en la entrada ¿cómo te preparas para un embarazo? )

En este tercer trimestre se realiza una nueva analítica en la que se observa la coagulación, un dato importante a la hora de poder utilizar la epidural. En la semana 34 se realizar la ecografía denominada como «de nacimiento», ya que en ella se valora cómo está colocado el feto, si su crecimiento es el adecuado, además de un estudio del líquido amniótico y la placenta. En la semana 36 se realiza un cultivo vaginal para ver la posible presencia de estreptococo agalactiae, un germen que puede ocasionar infección al bebé y que de tenerlo sería necesario administrar antibióticos a la madre durante el parto.

A partir de la semana 38 se comenzará a monitorizar al bebé y a la mamá, las revisiones serán semanales y en ellas se coloca en la tripa dos sondas Doppler de ultrasonido, una de ellas registra el latido del corazón del bebé (con el que se puede saber si existe sufrimiento fetal) y el otro registra las contracciones de la matriz. Mientras que no haya cambios o alguna señal de inicio de parto se acudirá a monitores hasta que antes de cumplir la semana 42 se decida programar la inducción del parto.

Si quieres ampliar más sobre las pruebas que se realizan durante la gestación no te pierdas ¿qué pruebas hay que hacerse en el embarazo?

Entradas relacionadas:

Deja un comentario