¿Qué ocurre en mi cuerpo durante el embarazo?

Posted by

Los cambios que sufre nuestro cuerpo durante el embarazo son muy grandes, los principales son: agrandamiento del útero, que pasa de medir 6,5 cm a 32/33 cm y pasa de pesar 60 gramos a más de un kilo; la cantidad de sangre que bombea el corazón, que aumenta entre un 30 y un 50%; la frecuencia cardiaca, que pasa de 70 latidos por minutos a 80 ó 90 (en reposo); y el volumen de sangre, que aumenta casi un 50% porque la cantidad de líquido presente en ella se incrementa, lo que también hace el número de glóbulos blancos (los encargados de luchar con las infecciones).

El embarazo se nutre a fuerza de hormonas y están son las responsables de los continuos cambios del cuerpo y del estado anímico durante las 40 semanas de gestación:

  • Gonadotropina coriónica humana (HCG), la conocida como la hormona del embarazo, ya que sólo está presente en el cuerpo durante la gestación.
  • Progesterona, aumenta su producción desde el momento de la concepción para preparar al útero para recibir al óvulo fecundado y es la encargada de que el organismo no rechace a nuestro hijo. Por otro lado, envía a nuestro cerebro la orden de que se disminuya la concentración de dióxido de carbono, por eso cuando estamos embarazadas respiramos más rápido y más profundo.
  • Estrógenos, son los encargados de estimular el crecimiento del útero para que pueda adaptarse al desarrollo del bebé. 
  • Oxitocina, la llamada hormona del amor, es la encargada de producir contracciones y que se desencadene el parto. 
  • Prolactina, esta hormona prepara el cuerpo de la mujer para la lactancia, la succión del bebé tras el parto aumenta la producción de esta hormona, lo que ayuda a la subida de la leche. 

Durante el primer trimestre (de la fecundación a la semana 12) nuestro cuerpo se está preparando para albergar al bebé, se crea la placenta (su tamaño será entre 750 gramos y un kilo y medio) y se realizará la implantación del embrión en el útero. Lo normal en estas semanas es que tengamos mareos, cansancio, somnolencia, náuseas… Estas últimas se deben a la alta concentración de estrógenos y de gonadotropina coriónica humano en el organismo.

Durante el segundo trimestre (de la semana 13 a la 26) el útero ya se encuentra por encima del ombligo y se va distendiendo el abdomen, lo que hace que comience a notarse la ansiada «barriguita» y en torno a las 20 semanas de gestación comenzaremos a notar los movimientos de nuestro bebé. El crecimiento del útero comienza a presionar diferentes órganos como son el estómago (lo que puede hacer más difícil la digestión), desplaza los intestinos (lo que no ayuda al estreñimiento ocasionado durante el embarazo) y presiona hígado y diafragma (lo que puede producir sensación de ahogo), además de que la vejiga comienza a estar más comprimida (por lo que aumentan las ganas de hacer pis) y los pezones están más sensibles.

En el último trimestre del embarazo (desde la semanas 27 hasta el alumbramiento) la dificultad para respirar se acentúa ya que el agrandamiento del útero limita la expansión pulmonar al inspirar, el cansancio es mayor y pueden aparecer hemorroides derivadas tanto del estreñimiento como de la presión que el bebé ejerce en la pelvis. El estreñimiento durante el embarazo se debe a que la progesterona ralentiza las contracciones musculares intestinales y se ve «agravada» a medida que el útero comienza a presionar el recto y la parte inferior del intestino.

En torno a la semana 36 nuestro bebé se colocará en la posición para nacer (con la cabeza hacia abajo) lo que ocasionará que la tripa descienda y que disminuya la presión sobre el tórax y el estómago, aunque notaremos una presión mayor en la vejiga.

Como ya hemos dicho la cantidad de sangre que bombea nuestro cuerpo aumenta entre un 30 y un 50% durante el embarazo ya que tiene que realizar un trabajo extra para bombear la sangre de la placenta (a las 6 semanas de dar a luz volverá a su valor normal) y en torno a las 30 semanas el gasto cardiaco disminuye ligeramente aunque durante el parto aumenta en un 30% adicional. Debido a este mayor bombeo el revestimiento de las vías respiratorias reciben más sangre y se inflaman levemente, por lo que la nariz se siente en ocasiones congestionada y también podemos tener pequeñas hemorragias nasales.

Siempre se ha dicho que el cuerpo de la mujer es una “máquina perfecta”, y sin duda, en lo que se refiere a la creación de vida, así es… La naturaleza ha dado todas las herramientas necesarias para que sea el propio organismo el que genere, en el momento preciso, cada una de las necesidades que tiene un embarazo y lo más fascinante es que sin necesidad de que se produzca el cuerpo ya está trabajando por si acaso, en la entrada ¿cómo te preparas para un embarazo? explicamos cómo el cuerpo de la mujer prepara el útero para la posible llegada de un óvulo fecundado. 

Durante el embarazo son muchas las dudas y las cuestiones que nos asaltan. El embarazo: resumen de las 40 semanas es un post donde podrás encontrar todo lo que va a ocurrir en tu cuerpo durante la gestación y cómo va a ser el crecimiento de tu bebé y en ¿qué pruebas hay que hacerse en el embarazo? tienes toda la información sobre los controles prenatales que se realizan.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario